Documento de la Multisectorial con motivo de conmemorarse 18 años del “Argentinazo”

Documento de la Multisectorial con motivo de conmemorarse 18 años del “Argentinazo”

Documento elaborado por la Multisectorial con motivo de conmemorarse un nuevo aniversario del “argentinazo” del 19 y 20 de diciembre de 2001.

“Volvemos, a 18 años del Argentinazo a poner en valor aquellos días en que el pueblo salió a las calles a resistir el feroz ajuste que se desataba sobre las mayorías y a rendir el justo y merecido homenaje las víctimas de la represión asesina.

Recordamos en esta jornada a los 36 compañeros caídos y especialmente al compañero militante de la Corriente Clasista y Combativa, José Daniel Rodríguez, a las casi niñas Romina Iturain y Eloísa Paniagua y al coprovinciano también militante social Pocho Lepratti caído en Rosario.

No es casualidad, casi todos eran jóvenes que estaban en la mejor de las edades, y hoy son nuestros mártires que homenajeamos en el recuerdo.

Hoy, por primera vez en estos 18 años, no se encuentra con nosotros Mario Iturain, fallecido hace pocos meses. Mario, papá de Romina fue un entrañable compañero de lucha, que desde el primer momento se sumó a nuestros actos y fue parte de la cabecera de cada una de nuestras marchas. A él también homenajeamos en esta jornada y sentimos que hace falta su voz y su palabra exigiendo justicia y castigo a los responsables materiales y políticos del crimen de su hija, de Eloísa y de José Daniel. Mario Iturain, ¡Hasta la victoria siempre!

Pero este homenaje, en este aniversario, nos reafirma en la convicción de que ellos continúan siendo los faros que iluminan las causas populares, junto a otros miles de caídos con la que se forma la historia dura y sufrida de los pueblos, que nos empujan a mantener las banderas de los ideales en alto para proseguir la lucha individual y colectiva por las necesidades populares.

Todavía y acercándonos a las dos décadas de esos hechos la mayoría de esas muertes aún continúan impunes o solo se han impuesto condenas menores. Los responsables políticos en la mayoría de los casos ni siquiera fueron juzgados como ocurrió en Entre Ríos con el que entonces fuera Gobernador, su Ministro de Gobierno y su Jefe de Policía, estamos hablando de Sergio Montiel, Enrique Carbó y Victoriano Ojeda.

Aquellos días de diciembre de 2.001 han dejado en la memoria colectiva enseñanzas que están grabadas a fuego, que no se nos olvidan y que nos hablan del valor de la organización y la lucha, podemos decir sin temor a equivocarnos que fue la primera vez en la historia de la patria que un gobierno fue sacado debido a la movilización popular, por ajustador, entreguista y hambreador.

En este diciembre de 2019 cobra especial significación el aniversario del Argentinazo del 2001.

Los sectores de las fuerzas populares hemos dado batalla sin tregua a un gobierno que acaba de irse, fiel representante de los más concentrados intereses, gobierno que se fue con los más altos índices de desocupación, pobreza e indigencia, de destrucción del aparato productivo y que produjo la sangría de riquezas más fenomenal de los últimos tiempos a manos de grupos poderosos y privilegiados.

Al mismo tiempo que el macrismo destruía, endeudaba al país y promovía la fuga masiva de divisas, por otro lado, y con la manifiesta intención de ejercer el control social de la población y dificultar el reclamo popular, intentaba crear una idea de pánico general o de caos social, insistiendo con las políticas de gatillo fácil y pergeñaba protocolos de control y represión general. Claramente la llamada doctrina Chocobar estaba en ese camino, como así también los protocolos antipiquetes o el reglamento para el uso de armas de fuego por las fuerzas federales del ex presidente Macri y su Ministra Bulrich.

Ante el agravamiento de las condiciones de vida generales y particulares y ante la necesidad de frenar el rumbo de desgranamiento del tejido social y económico de la sociedad el pueblo argentino dio una lección al comprender la gravedad de la situación forjando una amplia unidad para la lucha en la calle que permitió frenar en parte la reforma previsional y la reforma laboral y, más tarde, utilizar la herramienta de las elecciones para desplazar del gobierno de manera contundente a los responsables de semejante catástrofe y entrega.

La nueva gestión del presidente Fernández ha generado las esperanzas de un cambio que permite vislumbrar expectativas populares, en este sentido es de resaltar que el principal mal definido que debe atacarse de manera urgente es el del hambre que afecta a los sectores más postergados y que se están tomando medidas en ese sentido. Igualmente son correctas las determinaciones de no pagar la deuda externa a costa de profundizar la pobreza y las necesidades populares. Es una reivindicación popular la eliminación anunciada de la infame doctrina Chocobar para la actuación de las fuerzas de seguridad, así como la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia, y vemos correctas las intenciones de recuperación del aparato productivo nacional.

No obstante, debemos estar alertas, las fuerzas desplazadas han quedado relativamente fuertes y se preparan para defender sus privilegios, así lo han anunciado y ya comienzan a demostrarlo. La única garantía de comenzar y transitar un círculo virtuoso de recuperación para la mayoría del pueblo es que estemos siempre preparados y dispuestos para la lucha. La gestión de Fernández seguramente tampoco estará exenta de contradicciones y tironeos internos, los movimientos populares también deberemos tomar partido en estas cuestiones, respaldando aquellas medidas a favor de las mayorías y marcar la cancha en aquellas que aparezcan como perjudiciales.

En este contexto no debemos obviar que hoy América Latina es un volcán. Los pueblos en lucha de Puerto Rico, Haití, Ecuador, Colombia, las masivas e históricas movilizaciones en Chile, los cortes y movilizaciones del campesinado pobre paraguayo, la derrota electoral y en las calles del ajuste macrista en Argentina, la liberación de Lula en Brasil son parte de la enorme contraofensiva popular contra siglos de opresión. En todo el subcontinente se hace cada vez más fuerte la oleada antimperialista.

Pero este tiempo no es lineal. El golpe contra el gobierno de Evo Morales en Bolivia es un nuevo manotazo a las esperanzas populares con desembozada injerencia del imperialismo yanky, dispuesto a recuperar su pretendido “patio trasero”. Aumentan los riesgos de golpes de estado en la región, que sigue siendo terreno de la disputa interimperialista.

Ni amo viejo, ni amo nuevo: ningún amo, gritan los pueblos y la clase trabajadora en América Latina.

El Argentinazo de diciembre de 2.001 alumbró el camino de salida en momentos en que parecía que todo se derrumbaba. La lucha a fondo permitió revertir parcialmente la situación y, por primera vez en la historia, se dio que un gobierno entreguista y hambreador cayera no por un golpe de estado cívico-militar, sino por la voluntad general de la sociedad de enfrentar las injusticias a las que se quería someter.

En esta lucha nuestros muertos caídos son las antorchas que iluminan nuestro camino, son los fuegos que a pesar de los años que pasan se mantienen vivos y que se funden con los otros fuegos de los demás caídos en las causas patrióticas y populares

Por eso a 18 años del Argentinazo afirmamos:

-Eliminación de todas las formas de flexibilización laboral y despidos. Pase a planta y estabilidad inmediata para todos los trabajadores precarizados
-Defensa del sistema previsional solidario, universal y móvil y del 82%. No al aumento de la edad jubilatoria. La caja provincial no se toca.
-No a la cobertura universal de salud. Creación de un sistema de salud único que garantice el pleno acceso a la salud integral, gratuita, universal y de calidad a toda la población.
-Presupuesto suficiente para educación universal y gratuita al servicio del pueblo en todos los niveles. No al plan Maestro. No al cierre de profesorados e institutos.
-Defensa de la industria nacional y los puestos laborales
-Declaración de la emergencia en violencia de género con presupuesto real.
-Implementación real de la ley de educación sexual integral.
-Derogación de la ley Antiterrorista y de toda otra legislación y protocolos represivos
-Libertad a los presos por luchar
-Seguimos reclamando castigo a los responsables de las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.
-Por una vida sana, basta de envenenarnos con agrotóxicos. Repudio a la derogación de la ley de la madera.
-Por un desarrollo sostenible, autónomo y soberano y de respeto al ambiente
-Por un sistema impositivo justo, de distribución federal y equitativa, en el que paguen más los que más tienen y que facilite el desarrollo armónico del país
-Por un sistema agropecuario de arraigo y de producción dirigido a garantizar la soberanía alimentaria
-Plena implementación de la ley de emergencia social y aprobación de la ley de emergencia alimentaria, por la que vienen luchando las organizaciones sociales como fieles representantes de los sectores excluidos del país
-Por Tierra, Techo y Trabajo. No a la entrega de la Soberanía Nacional.
-Por la más amplia solidaridad con nuestros hermanos latinoamericanos en lucha y repudio al golpe de Estado de Bolivia

En estas jornadas recordando y homenajeando a nuestros muertos con sus asesinatos aún impunes. Nuestros muertos que viven en la memoria colectiva y que nos guían en cada paso, en cada lucha en común por las causas del pueblo.

Por eso además de apelar a la necesaria construcción de una amplia unidad de las organizaciones populares, seguimos exigiendo juicio y castigo a los responsables y ejecutores de los asesinatos de nuestros compañeros y familiares, no los olvidamos y siempre estarán presentes.

Exigimos investigación y acción para descubrir, juzgar y condenar a los responsables materiales y políticos de las muertes de Eloísa, Romina y José Daniel”.

Firmaron el comunicado de la “Multisectorial por el 20 de diciembre, la Corriente Clasista y Combativa (CCC); Confederación de Trabajadores dela Economía Popular (CTEP); Somos Barrios de Pie; Asociación de Trabajadores del Estado de Entre Ríos (ATE); Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos-AGMER Central y Paraná; Sindicato de Dragado y Balizamiento; Sindicato de Trabajadores de Prensa y Comunicación (SETPyC); Unión Obrera Ladrillera de la República Argentina (UOLRA) Delegación Entre Ríos; Central de Trabajadores de la Argentina Autónoma Entre Ríos (CTAA); Multisectorial de Mujeres Entrerrianas; Organización Ni Un Pibe Menos por la Droga Entre Ríos; Movimiento Evita Paraná, Corriente Estudiantil Popular Antiimperialista (CEPA); Movimiento de Unidad Secundaria (MUS) Partido de la Concertación FORJA; Partido del Trabajo y del Pueblo (PTP); Partido y Juventud Comunista Revolucionaria -PCR / JCR