El retorno a clases presenciales sin condiciones es irresponsable e injusto

El retorno a clases presenciales sin condiciones es irresponsable e injusto
Membrete Agmer Parana - AGMER Paraná

El retorno a clases presenciales sin condiciones es irresponsable e injusto.

El departamento Paraná no tiene condiciones para el regreso a la presencialidad durante el 2020.

Ante las emisiones de Resoluciones de salud 3744/2020 y la resolución 2722/2020 del CGE que aprueba el Plan Jurisdiccional de retorno a clases presenciales en las escuelas entrerrianas, la Seccional Paraná de AGMER,  expresa su más profundo repudio a una decisión inconsulta, ya que pone en riesgo la seguridad de los trabajadores de la educación y de los estudiantes.
La definición apresurada y sin sustento pedagógico o político que la explique se realiza en el momento de mayor contagio del virus que generó la cuarentena, por lo cual no responde a criterios epidemiológicos ni resguarda a la población.

Para el retorno a las clases presenciales, se deben considerar una serie de situaciones que no están garantizadas, por lo cual nuestra posición es que no están dadas las condiciones, ni siquiera las que contempla el propio documento que emitió el gobierno, ya que el mismo presenta omisiones, falta de criterios y ausencia de precisiones sobre temas centrales como los recursos necesarios para garantizar condiciones.

Como sindicato, durante los últimos meses, una comisión de trabajo generó indicaciones y relevamientos para elaborar un protocolo tendiente a pensar cómo volver a la presencialidad cuando estuvieran garantizadas las condiciones. Este documento se presentó  el 15 de octubre en audiencia con los responsables del CGE  y no fue tenido en cuenta.

Las asambleas de AGMER  PARANA del 14 de octubre hacen visible, una vez más, el relevamiento de condiciones realizado, mostrando que el 95 % de las escuelas del departamento no está en condiciones de infraestructura básica, no tienen acceso al agua potable, no cuentan con partidas de limpieza (muchas escuelas no reciben el pago de estas partidas desde diciembre de 2019), los baños no tienen agua ni piletas para el lavado de manos, las aulas no garantizan el distanciamiento de un metro y medio entre estudiantes y en un elevado porcentaje de las mismas, no tienen ventilación adecuada.

Hay un gran déficit de cargos de personal de servicios auxiliares y de mantenimiento, que deberán mínimamente triplicarse, la mayoría no cuenta con salas de aislamiento si se detecta un posible contagio durante la jornada escolar. Se necesitan reparaciones de sanitarios, instalación eléctrica, techos, provisión de agua potable y sobre todo elementos de limpieza.

No se realizaron tareas previas de organización institucional y las autoridades tampoco realizaron relevamientos de infraestructura, ya que estas definiciones modificarán el tiempo en la escuela y la forma del trabajo docente.

Los docentes somos continuamente  atacados por el gobierno de Bordet, que no reconoce el trabajo realizado durante la cuarentena, no se hizo responsable de la conectividad,  ni de las herramientas de virtualidad, no habilita las paritarias de salario, paga  un bono no remunerativo ni bonificable, ataca el sistema previsional con la Ley de Emergencia y desconoce la sobrecarga del trabajo virtual, que se triplicará por este retorno al  implementar un sistema dual, de presencialidad y virtualidad. Expone
nuestra salud al riesgo del contagio y a las enfermedades generadas por el malestar docente permanente.

Las escuelas son lugares de alto riesgo durante la pandemia, porque en ellas hay  permanencia en tiempo prolongado de sujetos expuestos a la circulación del virus, con grandes superficies de contacto y sin ninguna prevención que no sea la higiene y la distancia, dos condiciones que no se cumplen en las escuelas entrerrianas.

Para pensar en el retorno, se necesita acondicionar la red de agua potable, garantizar la construcción de baños y reparar los existentes, acondicionar e instalar piletas para el lavado frecuente de manos, provistas de jabón y toallas descartables, paños, alcohol y lavandina en cantidades suficientes. Porque el riesgo de contagio es alto.

Nombrar cargos de ordenanzas y dotarlos de capacitación y elementos de protección, guantes descartables, cofias, botas,  barbijos y máscaras. Limpiar para combatir el virus necesita de capacitación y organización, se debe limpiar continuamente toda superficie de contacto, se debe, por ejemplo, dejar especificado que los ventiladores no pueden usarse en aulas sin ventilación, porque el riesgo de contagio es alto.

Se debe comunicar a los padres que la vuelta a clases de los estudiantes es una definición personal, cada estudiante deberá ser provisto por las autoridades de un Kit de bioseguridad individual, incluyendo tapabocas, porque la vuelta a la presencialidad implica riesgo real de contagio.

A los trabajadores de la educación, docentes y equipos directivos, el gobierno de Bordet, debe aprovisionarnos de todos los elementos de seguridad, barbijos de condición 2/3, máscaras de acetato, kit de bioseguridad y capacitación en servicio para recibir información concreta de cómo actuar.

Necesitamos conformar equipos multidisciplinarios psicopedagogos, psicólogos, trabajadores sociales y personal sanitario, que pueda estar localizado en la escuela o en una zona determinada para intervenir rápidamente en caso de que existan casos sospechosos en las escuelas midiendo temperatura, definiendo pasos a seguir, porque hay riesgo de contagio y los maestros cumplimos funciones pedagógicas.

También deben crearse cargos destinados a la desinfección en caso de contagios, la misma no es una limpieza común, debe realizarse con elementos específicos de bioseguridad y con productos que se pulverizan incluyendo paredes y techos.

Enfrentamos la pandemia de un virus que no tiene vacunas, en condiciones de pobreza y desigualdad, sin recursos materiales necesarios, sin cobertura de suplencias del personal con riesgos de salud, sin herramientas tecnológicas ni conectividad ni insumos, a pocas semanas de la finalización de clases y con un enorme trabajo realizado durante la no presencialidad.

Responsabilizamos al gobernador Bordet por las consecuencias de esta definición y arbitraremos todos los medios necesarios para garantizar la integridad de los trabajadores de la educación y los estudiantes.

El departamento Paraná no está en condiciones de retornar a la presencialidad durante el 2020, no tenemos condiciones sanitarias a nivel epidemiológico, concentrando casi el 50% de los casos de contagio y no contamos con las condiciones materiales para asegurar la salud y eliminar el riesgo de contagio.

Junta Ejecutiva
Agmer Seccional Paraná
“Susana Peta Acevedo”
22 de octubre de 2020