Petitorio al Ministro de Educación de la Nación Nicolás Trotta

Petitorio al Ministro de Educación de la Nación Nicolás Trotta

Paraná, 02 de febrero de 2021.-
AL SEÑOR MINISTRO
DE EDUCACIÓN DE LA NACIÓN
DR. NICOLAS TROTTA
S/D :
La Seccional Paraná de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos, AGMER, saluda su llegada a la provincia de Entre Ríos y expresa la necesidad de presentarle algunas líneas reivindicativas. Como sindicato de Trabajadores de la Educación, sostenemos que la defensa de la escuela pública requiere de políticas y acciones por parte del estado en todos sus niveles, con presupuesto legítimo y suficiente para garantizar el derecho social y político a la educación.


Ante la pandemia, quedo en evidencia la necesidad de una fuerte intervención del Estado para garantizar que no sean vulnerados los derechos laborales de los trabajadores y el derecho social a la educación.
La trayectoria pedagógica y política de ENTRE RÍOS y su lucha por el federalismo marca la historia entrerriana y la urgencia por transitar políticas públicas, que respondan a nuestras necesidades como provincia. La fragmentación de nuestro sistema educativo va a contrapelo de la necesidad de una escuela con las mismas posibilidades en todo el país. Es necesaria la inversión en políticas educativas que expresen el presupuesto y los conocimientos socialmente válidos para nuestros estudiantes. Nuestro camino de soberanía política y pedagógica, requiere el respeto a nuestra esencial autonomía para resolver y decidir sobre las necesidades particulares.
Los docentes entrerrianos reclamamos por un serio debate sobre nuestro salario y la pelea constante por recuperar la paritaria nacional salarial, es producto de la necesidad de que la política nacional, garantice que ningún trabajador de la educación este bajo la línea de la pobreza, los docentes entrerrianos llegamos a duras penas al 50% de la canasta básica y no cubrimos las necesidades mínimas de la supervivencia, requerimos una paritaria que destine salario genuino, remunerativo y bonificable, que respete la carrera docente y no sea en sumas fijas que aplanan la escala salarial y no respetan el estado docente, debe garantizar a cada cual según su necesidad y cada quien según su responsabilidad. Al mismo tiempo, que requerimos que el incentivo docente sea parte del salario básico en blanco.

Una política en este sentido, ayudará a resolver situaciones como la de los compañeros trabajadores de la provincia de Chubut que sufren un enorme atraso en el cobro de salario y aguinaldos, la provincia no quiso dar respuestas, es necesaria la acción del estado nacional para resolverlo.
La provincia de Entre Ríos es una de las que tienen los salarios más bajos del país. Una larga historia de espacios de debate interrumpidos, concluidos en sedes judiciales y con paritarias incumplidas por parte del gobierno provincial, desembocan en el año 2020, uno de los más difíciles y sin incremento salarial, con la negativa del gobernador Bordet a debatir seriamente un salario ya empobrecido y sin ningún auxilio con los recursos disponibles proveídos y sostenidos por nuestros esfuerzos el año de pandemia transitó sin garantía de política pública.


Como entrerrianos defendemos el sistema previsional solidario y generacional que representa parte importante del salario diferido, por eso exigimos que cada recomposición salarial sea remunerativa y bonificable, que respete la carrera docente y exponga una clara definición de defensa del pueblo entrerriano y de los docentes en particular.


El presupuesto educativo destinado por el estado debe garantizar que todas las escuelas tengan agua, sanitarios, elementos de higiene, ventilación adecuada, alcohol, barbijos para así proteger a alumnos y trabajadores de la educación, condiciones edilicias adecuadas y personal formado acorde a esta circunstancias. Es necesario que el estado nacional intervenga ante las empresas proveedoras de servicios de Internet y telefonía para garantizar que en cada escuela y en cada barrio existan puntos de conexión Wifi con servicio gratuito. En el mismo sentido, es fundamental la provisión de equipos a cada escuela, a cada docente y estudiante; la continuidad de los referentes técnicos y programas socioeducativos que cayeron por el ajuste neoliberal o que zozobran en la precarización ante cada inicio de ciclo lectivo. La brecha tecnológica es brecha educativa y mientras se mantengan, amplias mayorías de nuestros estudiantes ven vulnerado el derecho social a la educación.


Si la política pública de prevención sanitaria es la vacunación masiva, nuestra exigencia es la intervención gubernamental para la justa distribución de la vacuna, que debe llegar a todos los trabajadores de la educación y a todos los trabajadores que se encuentran en la primera línea de la lucha contra la pandemia y sus consecuencias. La vacunación no puede estar sometida a pujas e internas donde algunos pretenden sacar mejor tajada, con la salud no se juega ni especula.
Por último, tomar definiciones apresuradas y unilaterales expone al grave riesgo de propagación del virus exponiendo la vida de los estudiantes, docentes y sus familias.


Como trabajadores de la educación sostenemos desde el colectivo sindical de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos, sindicato base de CTERA, que NO ESTÁN DADAS LAS CONDICIONES PARA EL RETORNO A LA PRESENCIALIDAD, ni pedagógicas, ni de condiciones laborales y por lo tanto exigimos el tiempo, los recursos económicos y salariales para garantizar el debate y los necesarios espacios de organización antes de pensar en retornos sin condiciones reales.

Un párrafo aparte merece la situación de nuestras escuelas rurales y la lucha por una provincia sin agrotóxicos. Lucha en la que acreditamos casi 8 años como sindicato, junto a diversas organizaciones ambientales. Frente a decretos y amparos en los últimos dos años que favorecen al agro negocio, de espaldas a las pruebas presentadas.


El último decreto provincial Nº 2239, del gobernador Bordet, ratifica distancias irrisorias para las fumigaciones, coloca a directivos y directivas de escuelas rurales en el lugar de “centinelas” de las pulverizaciones con agrotóxicos, imponiéndoles tareas ajenas a la enseñanza y la educación. Así vulneran derechos laborales y de salud de la docencia entrerriana y profundizan un modelo productivo que nos envenena.
La pandemia mostró al conjunto de la sociedad el enorme esfuerzo que hemos hecho los docentes por garantizar con recursos propios y con conectividad particular que la educación pública continuará desarrollando vínculos y conocimientos, el reconocimiento de este esfuerzo debe ser público y concreto.


Saludamos a Ud., con atenta consideración como trabajadores de la educación que creen, luchan y construyen la escuela pública, como maestros del pueblo para hacer de nuestro país un lugar con justicia.
Escuela pública siempre

SECCIONAL PARANÁ de AGMER “SUSANA PETA ACEVEDO”.-
Junta Ejecutiva